Este contenido también está disponible en: Inglés Francés Italiano

La revista «Noticiario de correccionales» en su número de marzo de 2018 destaca en un artículo cómo el Programa de Educación para la Paz (PEP) está cambiando la vida de los prisioneros en el centro penitenciario Wolston, en Queensland, Australia. Los Servicios Correccionales de Queensland publican esta revista mensual en la que destacan diversas historias de las iniciativas del departamento.

El artículo destaca la labor de Lynne McNairn, coordinadora de prevención de la violencia en el centro correccional Wolston, quien ha integrado el PEP en la rehabilitación de algunos de los internos más violentos del estado y ha reportado notables resultados.

«Desde marzo de 2017, 143 prisioneros han participado en el Programa de Educación para la Paz en Wolston, ―señala en el artículo―. De ellos, 76 estaban bajo vigilancia por actos violentos. Tras finalizar el curso, tan solo un 2% de ellos estuvieron involucrados en algún incidente. Es una bajada de un 30% de los que estaban involucrados en incidentes antes de asistir al programa».

El artículo continúa: «El que haya lista de espera para asistir al programa, que ayuda a la reflexión, a alcanzar la plenitud, la esperanza y la comprensión; habla por sí mismo, de su efectividad».

El artículo también reseña que Luke*, un interno que «terminó en el centro de alta seguridad después de que su adición a la heroína, con un consumo diario de $2000, le llevara a robar a mano armada miles de dólares».

Su violento comportamiento se mantuvo tras las rejas, y estuvo «involucrado en incidentes casi todas las semanas» hasta que participó en el curso del PEP. En la actualidad, Luke se mantiene sobrio y no se ha visto envuelto en ningún incidente en dos años. Lynne pone a Luke como ejemplo «de lo que el programa puede hacer por los reclusos que quieren ayudarse a sí mismos».

En el artículo se puede leer: «Lynne recuerda el día en el Luke había cambiado. Uno de los reclusos intentó pelearse con Luke, pero él alzó sus manos y dijo: “No quiero hacerlo” y continuó caminando».

«Ahí es cuando la bombilla se encendió, comenta Luke. Nunca había evitado una pelea, pero ya estaba harto de eso».

Leer el artículo completo artículo completo en la páginas 5 y 6. (En inglés).

*Nombre ficticio para preservar su intimidad

Share this story

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail