Bruce Keenan ejerce como tesorero de la Junta Directiva de la Fundación Prem Rawat (TPRF) y como presidente del Himalayan Children’s Charities. Recientemente visitó, por undécima vez desde que abrió en 2009, las instalaciones de Food for People (Alimento para la gente, FFP) en Nepal. En esta entrevista, Bruce comparte sus observaciones sobre el FFP, los esfuerzos de recuperación del terremoto, y otros proyectos en desarrollo. (Esta es la 2ª parte de la entrevista. Puede leer la 1ª parte en este enlace).

Recientemente, el número de niños a los que se provee una comida nutritiva diaria desde la cocina de estas instalaciones se duplicó. ¿Cómo está funcionando este nuevo servicio de entrega de comida a los niños que no pueden venir a las instalaciones?

Está funcionando bien. De hecho, la TPRF dispone de un nuevo vídeo que muestra el impacto positivo que está teniendo entre los niños la distribución de la comida.

Todos quieren obtener el mayor rendimiento posible de las instalaciones. Están diseñadas para ofrecer 5000 comidas al día, y aún no están operando a esa capacidad. Estamos considerando las posibilidades de llegar a más gente. Por supuesto, la clave es mantener los estándares de seguridad, salud e higiene. En este momento, se están estudiando múltiples opciones.

De cara al futuro, ¿cuáles son los mayores desafíos a los que se enfrentan las comunidades atendidas por el FFP? Earthquake damage

Sobre todo la vivienda. El mayor reto, para casi la totalidad de los habitantes del pueblo, es conseguir que sus condiciones de vida se estabilicen, conseguir un buen techo sobre sus cabezas y reconstruir sus casas. La mayor parte de las viviendas fueron dañadas o destruidas durante los terremotos de primavera.

Encontrar la mejor manera de ayudar a estas personas es complicado. ¿Cómo se pueden reconstruir las casas de forma sólida y asequible, para que no se derrumben de nuevo, ni mueran más personas, cuando otro terremoto tenga lugar?

¿Percibió usted la sensación de que aún existe mucha preocupación entre la gente por las frecuentes réplicas?

Sí. La gente tiene mucho miedo a permanecer dentro de los edificios que están agrietados. Temen que otros terremotos causen aún más destrucción.

¿Hubo alguna réplica mientras usted estaba allí? Hubo una, pero no me dí cuenta. Creo que estaba en un coche. Los neumáticos amortiguaron la pequeña sacudida.

Prem Llama and Bruce Keenan

Prem Llama, jefe del poblado (izq.) y Bruce Keenan

¿Han pensado de qué manera la TPRF podrá trabajar durante los próximos meses para seguir ayudando con el proceso de recuperación?

Estamos trabajando con nuestro socio en la zona, la Fundación Premsagar Nepal, así como con los líderes locales, para decidir las mejores opciones y proyectos, pero aún no estamos listos para anunciarlos. Todavía tenemos unos 40 000 dólares de nuestro presupuesto para el terremoto, y queremos asegurarnos de que los invertimos de la manera más adecuada.
Estamos muy satisfechos de cómo se gastaron los primeros 200 000 dólares. Se utilizaron de manera muy eficiente para conseguir el mayor beneficio. Queremos asegurarnos de que el dinero adicional se utilice con el mismo criterio.

¿Hay algo más que quiera decir sobre la situación en Nepal a los que apoyan a la TPRF?

Quiero que las personas que están colaborando económicamente con la TPRF sepan que la Fundación es una buena administradora de sus donaciones. Nos estamos asegurando de que todas sus aportaciones se están invirtiendo debidamente. El dinero no se está malgastando. Cada vez que veo a los niños y a los pobladores de las aldeas, siento su enorme gratitud. Los niños se dan cuenta de que no es posible estar en los niveles superiores de la escuela, sin tener la ayuda del FFP.

Durante las visitas anteriores, he hablado con algunas de las madres con la ayuda de un intérprete. Recuerdo una madre que me dijo: «Yo solía alimentar a mi hija sólo con bulgur —una especie de grano—. Eso es lo que le daba para desayunar, comer y cenar. Eso era lo único que podíamos permitirnos —tan sólo grano—. Ahora, mi hija recibe una comida nutritiva y equilibrada», dijo.

Ahora sabe que su hija está recibiendo al menos una comida nutritiva al día, que es realmente buena para ella. También dijo que la comida gratuita le permitió ahorrar suficiente dinero para comprar a su hija un cuaderno y un lápiz. Las mamás con las que he hablado están muy agradecidas a Prem Rawat por decidir poner estas instalaciones allí.

También me gustaría decir que todos los nepalíes que me encontré en mi visita más reciente estaban especialmente agradecidos por el apoyo que la Fundación les está proporcionando para paliar los efectos del terremoto. Han pasado por una experiencia traumática. Imagina que el suelo que pisas, hasta ese momento estable, comienza a temblar violentamente, destruyendo tu casa, matando a tus seres queridos. Ante una situación así, uno no sabe qué hacer ni adonde dirigirse para sentirse seguro.

 

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailFacebooktwitterredditpinterestlinkedinmail