El Programa de Educación para la Paz (PEP) está recibiendo una cálida acogida en Mauricio, una pequeña isla tropical ubicada a 1900 km de la costa sudeste de África. Este innovador curso está disponible desde que una estudiante de ingeniería de 21 años llamada Maoomar Hoota tomó la iniciativa de impartirlo en la Escuela de Negocios Atlantis, de la ciudad de Vacoas.

Mauritius PEPMaoomar se enteró de la existencia del programa educativo en la página web de la Fundación Prem Rawat, y presentó el PEP al director de la escuela, el Sr. Pritesh Bissoonauth. Ambos quedaron impresionados por la forma en que el programa parecía estar cambiando la vida de las personas en todo el mundo. «Queremos que el PEP tenga el mismo impacto aquí, y mejore la vida de las personas brindándoles la posibilidad de tener paz en sus vidas», dice Maoomar.

Al primer curso asistieron 17 participantes, incluyendo estudiantes y representantes de ONG. En estos momentos se está desarrollando una segundo curso en el que se han inscrito docenas de personas, y pronto comenzará el tercero. Los comentarios de los participantes durante los talleres muestran que el PEP les está ayudando a encontrar esperanza y a cultivar una nueva manera de pensar acerca de la paz.

«Pienso que podemos producir un cambio en este mundo, y que tiene que comenzar con cada uno de nosotros. La paz comienza conmigo», dijo uno de los participantes.

Mauritius PEP«La paz es un sentimiento, una experiencia, una semilla que requiere tiempo para que germine», afirmó otro.

«Deberíamos ser como las flores y crecer como ellas», añadió otra persona.

Maoomar y un equipo de 15 voluntarios de Mauritius están muy entusiasmados por las positivas respuestas  y ya han recibido peticiones de otras ONG interesadas en ofrecer el PEP en distintos lugares, incluida una cárcel.

«Ojalá podamos ofrecer el PEP en Mauricio para que todos puedan beneficiarse», dice Maoomar.

Share this story

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailFacebooktwitterredditpinterestlinkedinmail