Annelies Bertsch (a la derecha de la imagen con Marielle Comeau) es voluntaria del Programa de Educación para la Paz (PEP) en Canadá. En este blog comparte su perspectiva sobre la presentación del programa en el Simposio.

Dos canadienses de puntos opuestos del país —Victoria y Montreal— se reunieron en medio del país para una aventura muy especial. Recientemente actuamos como delegadas y presentadoras del PEP en el Simposio Nacional de Justicia Restaurativa en la ciudad de Saskatoon, Saskatchewan.

Durante nuestra estancia de dos días el lugar estaba atestado. Estar en compañía de personas tan comprometidas y llenas de experiencia, que están trabajando arduamente en el campo de la justicia restaurativa para apoyar a la gente y a las comunidades, resultó para ambas un tiempo maravilloso para aprender y compartir.

Nuestra presentación de 90 minutos consistió en lo siguiente:

Primero, dimos una visión general del PEP y mostramos el video de 10 minutos, «Paz en el interior», y se formularon preguntas.

En la segunda parte, les ofrecimos a los asistentes una muestra de un taller del PEP, con un video de 37 minutos del tema: «Elección», y tuvimos dos momentos de reflexión. Los nueve delegados del simposio que asistieron a nuestra sesión estuvieron muy concentrados, compartieron sus opiniones durante los tiempos de reflexión y se mostraron muy agradecidos por el taller.

Cinco personas solicitaron copias del documental «Paz en el interior», sobre la influencia del PEP en los presos de Texas al reintegrarse a la sociedad. Uno de los asistentes fue el director de la división escolar de la Banda India de Lac La Ronge.

En nuestra mesa de exhibición en el vestíbulo repartimos 40 folletos, 60 bolígrafos con el sitio web del PEP y 50 tarjetas de presentación.

La presencia de los pueblos indígenas en el simposio fue considerable, y esto afectó considerablemente al contenido del simposio. El presentador, Simon Bird, es un hombre amerindio muy divertido que, entre muchas otras cosas, enseña la lengua cri por internet, aparentemente de forma muy efectiva y llena de humor.

La oradora principal, Waneek Horn-Miller, una mujer mohawk y atleta olímpica, jugó un papel asombroso al compartir la historia de su vida. Su exposición se centró en su agradecimiento por haber crecido como hija de una madre muy resolutiva. Otro orador impresionante fue el jefe Cadmus Delorme, de 35 años, de Cowessess First Nation, quien compartió su historia y sus ideas con pasión, inteligencia y humor.

Se contactó con más personas entre el grupo diverso de asistentes, incluyendo:

• Una joven trabajadora social del Street Culture en Regina

• El viceministro adjunto de los Tribunales del Ministerio de Justicia del Gobierno de Saskatchewan.

• Voluntarios de Justicia Restaurativa de Kamloops, provincia de Columbia Británica.

• Delegados de Quebec trabajando con correccionales.

• El padre André de Saskatchewan, que trabaja con gente que quiere abandonar las pandillas.

El PEP tiene un alcance excepcional y fue un honor ser presentadora y testigo del potencial del programa mientras los participantes veían, escuchaban y respondían positivamente. Muchas gracias a los donantes, a los voluntarios y a los que apoyan la educación para la paz.

Para saber más, ver una presentación del PEP:

Share this story

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail