Ivana Brasic ha trabajado en el ámbito educativo durante dos décadas; en la actualidad, trabaja en el área de ventas para una empresa de alimentos biológicos. Su experiencia, su dominio del inglés y su entusiasmo por el Programa de Educación para la Paz (PEP), le han permitido ponerlo en funcionamiento en diferentes áreas en Serbia, su país de origen. Esta es la inspiradora historia de Ivana.

El vídeo «Paz en el interior» sobre el programa educativo en la cárcel, en Texas, me resultó muy inspirador. Pensé que resultaría maravilloso presentar el curso en las cárceles de aquí, en Serbia.

Después de contactar con la directora del PEP de la Fundación, me di cuenta de que el primer paso a seguir sería la traducción. Inicialmente, pensé que podríamos ser capaces de traducir el curso en un par de meses; pero cuando comenzamos, comprendí que nos llevaría más tiempo.

Entonces recordé que en uno de los cursos al que asistí, un profesor mencionó que había presentado el PEP en su escuela. Soy profesora, el inglés es mi lengua materna, y pensé que podría comenzar antes el curso si lo presentaba en un centro educativo en inglés. Un amigo sugirió el rincón norteamericano como el emplazamiento ideal. Es una biblioteca que fomenta la cultura norteamericana y está financiada por la embajada de ese país y el gobierno regional.

Ivana Facilitates Workshop at the Gerontology Centre

Dimos los pasos necesarios para poner en funcionamiento el PEP en el rincón norteamericano. Al principio, el curso no estuvo debidamente anunciado y la respuesta  fue limitada. Gradualmente el número de participantes   fue aumentando. Ser testigo de la comprensión que adquirían semana tras semana, fue algo maravilloso.

 «Es una idea positiva y de gran ayuda la de que hayamos nacido con la capacidad para ser felices y sentir paz en esta vida —comentó un participante—. Simplemente tenemos que desarrollar el potencial o encontrar nuestras capacidades y desarrollarlas. Hoy en día, escuchamos hablar continuamente sobre el aprendizaje  y me da la sensación de que no soy lo suficientemente buena. Con el PEP todo es mucho más sencillo. Gracias».

«Prem es un revolucionario y hacer esto en Serbia va a ser de gran ayuda —aclaró otra de las participantes—. La gente está muy estresada y los centros penitenciarios se encuentran abarrotados. Sería bueno que alguien del gobierno apoyara esta iniciativa. El programa tiene un potencial enorme y sería una lástima no disponer de él aquí, en Serbia».

Como complemento al rincón norteamericano en Subotica, contacté con otro centro similar en Novi Sad, una ciudad vecina. Su personal, que estaba mejor organizado, hizo una excelente labor al notificar a la gente el comienzo del curso; de esta manera, tuvimos una media de 11 a 12 participantes en cada taller. La mejor parte era escuchar los comentarios de los participantes. Un señor se expresó así:

«Cada vez que creo que ya lo he conseguido, me doy cuenta de que me queda mucho por aprender».

Y otra persona dijo:

«Creo que de lo que Prem Rawat habla es de un común denominador. Somos diferentes en muchos aspectos, pero él habla de nuestras similitudes».

PEP With Serbian Translation

PEP With Serbian Translation

La traducción parece que estará lista pronto. Tenía muchas ganas de comenzar el PEP en serbio y empecé a pensar en otros lugares para presentar los talleres.

Una persona de edad avanzada que ha estado viendo los programas de Prem Rawat en televisión, contactó conmigo para que le ampliara la información. Cuando le comenté sobre el PEP, sugirió el centro geríatrico como lugar para impartir el curso.

Contacté con el centro e inmediatamente me dieron su aprobación y el curso dio comienzo en septiembre de 2013. La persona que se puso en contacto conmigo es uno de los 25 participantes que asisten al centro. Hace unos días me escribió las siguientes líneas:

«Creo que acertamos al organizar los talleres. Los programas de televisión están bien, pero creo que los talleres son mucho mejores».

Uno de los participantes dijo:

«A menudo me preguntaba qué podría hacer una sola persona. Entonces vi a Prem Rawat y él, solo, hace que miles de personas se dirijan en la dirección adecuada».

Creo que el PEP tiene un enorme potencial. El mensaje es tan universal y tiene tanto que ofrecer a cada ser humano que pienso que puede ser presentado prácticamente en cualquier lugar. Cuando te das cuenta de que los cursos funcionan sin tener que dar grandes explicaciones, empiezas a disfrutar del proceso y las cosas comienzan a moverse hacia un lugar maravilloso.

Ivana With PEP Participants

Ivana junto a varias participantes del PEP

 

Share this story

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailFacebooktwitterredditpinterestlinkedinmail